jueves, 15 de mayo de 2014

Hola Claro... ¿Tienen un momento?

La primera palabra que se me ocurre es “¡COÑO!”.  Es tal el nivel de inconformidad que tengo con el servicio de Claro, que solo me queda escribir para desahogarme.

Debo decir que a  excepción de un representante, todos han sido bastante amables en su trato (Pre programado, como en casi todos los call centers, pero amable) y creo genuinamente que casi todos los que me han atendido quisieron solucionar mis problemas. Eso se los doy. Personal entrenado tienen, se disculpan cada 5 minutos, “Disculpe Sr. Miguel… “, “lo sentimos, Sr. Miguel”, “Cálmese Sr. Miguel…” .

Mis problemas comenzaron el miércoles Santo.  Intentando solicitar el movimiento de una línea de Claro Tv de una habitación a la sala de mí casa. Desde un “su pregunta de seguridad no ha sido validada” hasta decirme en mi cara “Usted sabía que iba a mover esa televisión, debió de haber solicitado el movimiento antes, pues ahora tiene que esperar 48 a 56 horas laborables” (un miércoles santo, por la mañana). Fueron los saluditos que nos dimos en esta tortuosa relación. Para no cansarles el cuento, me pusieron la línea donde la quería, y solo se tomaron 16 días, 5 llamadas, tres visitas a un “Centro de des-Atención” y dos visitas del técnico a mi casa… si, dos visitas, ya que en la primera el tipo fue, puso (LITERALMENTE) los 10 pies de cable que va del modem a la cajita del  Telecable y se fue, dejando la conexión mal hecha, y el cable, jodido (por si llevan anotaciones, desde el día que solicite el “movimiento” (10 pies de cable en una canaleta que yo mismo puse) hasta el día que pude ver Tv en la comodidad de la sala de mi casa, pasaron la módica y despreciable suma de  ¡18 días!.

Bueno, eso ya pasó, ya no tengo que joder mas, ¿Cierto?

Nope. Anoche a la 1am necesitaba enviar un correo, algo simple, ¿verdad?

Pues cuando termine de editar el archivo, y me disponía a enviarlo (pa’ picar unos chelitos, sabe cómo e’?) resulta que se fue el internet en casa. ¿A dónde se fue? Pues ni yo ni el que me atendió muy amablemente a la 1am en el 220-1111 sabemos. La cuestión es que de repente me quede sin internet, sin pitos, ni flautas y mucho mas sin enviar el archivo, que pudo haber representado un par de pesos, y que podía significar el pago de la factura de Claro, que si me llega puntual todos los meses a mi correo electrónico, en duplicado, y que pago celosamente para no quedarme sin internet. Ni sin cable, ni sin teléfono.

Queridos amigos de Claro: ¿Claro que tengo más? Sí, tengo más piques, tengo peor servicio. Estoy atrapado en un contrato al que le quedan varios meses, no tengo el dinero para regalarles el salirme de su contrato, ni quiero tampoco…  lo que yo si quiero, es que me den el servicio por el que me cobran religiosamente todos los meses. Lo que quiero es poder usar mi internet, cable y teléfono como me venga a bien. Lo que quiero es que dejen de ser tan ineficientes cuando de servicio se trata, el caballero que me atendió anoche no pudo darme el numero del reporte porque el sistema esta averiado, tampoco pudo resolverme mi problema anoche, y tuve que traer todo en un pendrive a mi oficina, y estoy seguro de que aún no está el reporte, y cuando llegue a mi casa no tendré internet. Pueden estar seguros, que como anoche, escribiré otro post como este, y lo publicaré al otro día cuando llegue a mi oficina, ya que no tengo internet en casa.


¡Carajo, yo lo único que quería, era enviar un correo!